Delegación Milpa Alta

Historia de la delegación Milpa Alta

En el siglo XII, un grupo de Chichimecas llegó al Valle de México y después de disputar con las tribus ya asentadas en estas tierras lograron posesionarse de aquellos sitios los cuales brindaban excelentes condiciones para la subsistencia, fueron asentándose en Malacatepec Momoxco, Ocotenco, Texcalapa, Tototepec, Tepetlacotanco, Huinantongo y Tlaxcomulco.

En el año de 1440 el Capitán Mexica Hueyitlahuilli dominó a los antiguos pobladores, se instaló en la zona como cacique y formó los actuales barrios de Santa Cruz, Los Ángeles, San Mateo y Santa Martha en la cabecera de su señorío, y los pueblos de Tulyehualco, Iztayopa, Tocómitl, Tecozpa, Ohtenco, Tepenáhuac, Miacatlán y la Concepción. Estas fundaciones obedecieron al propósito de guarnecer el estratégico camino que comunicaba a la capital Azteca con Oaxtepec y la vasta comarca de Cuauhnáhuac, centro proveedor de minerales y piedras preciosas.

Durante su gobierno, Hueyitlahuilli hizo construir embarcaderos, un centro ceremonial, recintos de mampostería para los oficiales del ejército y los cobradores de tributos, muros de piedra en las laderas de los cerros para practicar la agricultura en terrazas, cuyos vestigios aún perduran, y angostos caminos de tierra transitables en toda época del año. Impulso además la plantación de magueyes y promovió el intercambio comercial con las comunidades vecinas.

A la caída de Tenochtitlan, los habitantes de Malacatepec Momoxco (la actual Milpa Alta) opusieron resistencia a los españoles, el grupo asentado en Atocpan luchó casi 90 días antes de ser derrotado y posteriormente fue obligado a proteger la región de posibles invasiones de los indígenas todavía rebeldes. Muchos en efecto abandonaron sus tierras, se ocultaron en los montes y a menudo realizaban incursiones para robar madera, animales y víveres. En 1528 se pactó la paz y al año siguiente la Real audiencia reconoció a los indios, sus propiedades y el derecho a nombrar a sus gobernantes locales, aunque exigiéndoles el pago de tributos al Rey de España, el abandono de la idolatría y la aceptación de los misioneros que irían a convertirlos a la nueva fe.

En seguida llegó a Milpa Alta un representante del Gobierno Español, de nombre Juan Saucedo, y los primeros frailes franciscanos. La actividad inicial de éstos consistió en adoctrinar y bautizar a los caciques. Más tarde los religiosos edificaron una modesta ermita dedicada a Santa Martha. En 1945 ya existía también la de Tltatlapocoyan, antecedentes del calvario de San Lorenzo. Hasta 1570 se documentó por los indígenas la cesión de los terrenos donde habría de erigirse el convento y templo de la Asunción, que tardó un siglo en terminarse. Del tipo iglesia-fortaleza, este monumento tiene un botarel de singular diseño y en el interior conserva el relieve central del retablo.

Declarada la Independencia, Milpa Alta quedó comprendida en el estado de México; pero en 16 de febrero de 1854 el presidente Antonio López de Santa Anna decretó la ampliación del Distrito Federal hasta el límite meridional de la prefectura de Tlalpan, incluyendo la municipalidad del antiguo señorío de Malacatepec Momoxco. Los habitantes de la Delegación de Milpa Alta participaron activamente en el movimiento de la Revolución Mexicana de 1910 formando diferentes frentes que entre ellos un grupo de simpatizantes de Francisco I. Madero así como, el Grupo Ostepec que se unió a contingentes de las fuerzas Zapatistas en el estado de Morelos.

  • Photo1
  • Photo1
  • Photo1
  • Photo1
  • Photo1
  • Photo1
  • Photo1
  • Photo1
  • Photo1
.class="text-white"

Contáctenos

Nombre

E-mail

Mensaje

Error! Please correct marked fields. Message send successfully! Sending...

Redes sociales

Contacto

(55) 5862 3150
contacto@milpa-alta.cdmx.gob.mx

Dirección

Av. México Esq. Constitución s/n Edificio Delegacional, Delegación Milpa Alta C.P. 12000

(c) 2017, Delegación Milpa Alta